28
Sun, Feb

“Es hora de que tanto el Estado Municipal como Provincial, empatice con los que menos tienen”

Carta de lectores
Tipografía

Guillermo Solis, integrante de Vecinos Autoconvocados - Vecinos Sin Techo VLA, escribe ante la falta de respuestas a sus reclamos por una vivienda social mientras mantienen la ocupación del lote del ISSN. 

 

Sr. Director:

Es difícil saber cuánto tiempo puede hacer frente un sistema al continuo ascenso de la desigualdad, a la brecha económica y social que agudiza, si ya no la existencia de clases, quizás sí las muy desiguales clases de existencia.

Actualmente y desde hace más de tres meses, nos encontramos acampando en cercanías del hospital Dr. Oscar Arraiz, hecho que ya es de público conocimiento, para visibilizar nuestra situación, la cual no significo nada para nuestros gobernantes. Intentamos numerosas veces acercarnos al diálogo, pidiendo audiencia con el intendente o viceintendente, llevamos notas. Pero aun así no obtuvimos ninguna respuesta. ¿Realmente tenemos igualdad?

La desigualdad en posesiones, estatus y riqueza material y simbólica hace tiempo que pasó de ser la inofensiva vía para que la élite o el grupo aristocrático canalizarán, en cada tiempo, su obsesión por distinguirse, de forma contemporánea de la desigualdad legítima, y sin embargo, en ninguna época como la nuestra la igualdad ha ocupado tantos textos.

Además, si sigue siendo válida la afirmación que el motivo de la desigualdad es que el que la disfruta tiende a ver su situación como resultado de sus propios méritos y la ajena como resultado de una culpa, tendríamos entonces, la desigualdad, la distinción e incluso la identidad legitimadas bajo la confusa noción de mérito en su sentido más amplio (como merecimiento).

Argumentos para que el sistema siga sintiéndose como justo (y la desigualdad como legítima) pero también argumento de tensión donde cabe la postura contraria, aquella de quien indignado ante el espectáculo del tan desigual reparto de fortunas confiesa, sentirse avergonzado de declararse propietario “aunque sólo sea de una escoba”.

Puede que porque resulte imposible hablar ya de pequeñas diferencias, como vemos hoy en día al crecimiento de enormes fortunas privadas en un contexto global de creciente desigualdad en la distribución de riquezas, o puede que por el extraordinario papel legitimador que posee en la actualidad la noción de mérito y de merecimiento, creador del antagónico, ganador/perdedor en el peculiar trasfondo agonal de la sociedad contemporánea, lo cierto es que la existencia y el crecimiento de tan abismales diferencias no ha provocado, ni provoca un rechazo masivo al sistema meritocrático.

Más que desorden de mérito o de un conflicto inicial u original, el mejor argumento de las clases dominantes para que los trabajadores pongan mucho empeño en lo que hacen, es convencerlos de que si se esfuerzan mucho van a lograr algo, y al lograr ese convencimiento, los empleados, destinan muchísimo recursos y esfuerzo, como en la viejísima fabula de la cigarra y la hormiga, de manera que la meritocracia toma validez para los que la proclaman como verdadera forma de surgir en un mundo desigual.

Sin tanto preámbulo, tal parece que nuestros representantes, solo se acercan a las personas más vulnerables, cuando están juntando votos y haciendo sus promesas electorales.

Es hora de que tanto el Estado Municipal como Provincial, empatice con los que menos tienen. Que se declare en Villa La Angostura la emergencia habitacional, que haya soluciones de fondo, no parches que sólo duran cortos periodos de tiempo.

Necesitamos que nuestros representantes nos representen, nos escuchen, nos acompañen y nos incluyan a la hora de proyectar obras para mejorar la calidad de vida de quienes vivimos aquí.

El acceso a la vivienda digna debe de ser un derecho para todos y no un beneficio para unos pocos. Necesitamos un estado generador de políticas públicas, que dignifique la vida de sus ciudadanos, con trabajo y acciones de bienestar social.

Vecinos Autoconvocados

Vecinos Sin Techo VLA

 

Guillermo D. Solis

DNI 28.953.038

Villa la Angostura