14
Wed, Apr

Amancay Quintriqueo: “Estamos en feria judicial, pero seguimos en alerta permanente en el territorio”

Foto: El Tren Programa de Radio Osovnikar Daniel
Sociales
Tipografía

Así lo expresó la vocera de la comunidad mapuche que no está dispuesta a irse del lote ubicado en el sector conocido como El Pedregoso, que está desde hace varios años en disputa con un privado,

 

Los miembros de la comunidad mapuche Quintriqueo dicen que no bajan la guardia en el conflicto territorial que se reactivó tras la jueza subrogante del juzgado civil 2 de Junín de los Andes Andrea Di Prinzio, quien intentó ejecutar el desalojo de unas familias de la comunidad asentadas en un lote pastoril, ubicado en la zona conocida como El Pedregoso, a unos 35 kilómetros de Villa La Angostura.

La jueza pretendía ejecutar el desalojo dispuesto en la sentencia que el juez civil Andrés Luchino dictó por septiembre de 2016. En ese fallo ordenó restituirle el lote a María Cristina Broers, quien había perdido la posesión a finales de 2011 después de que algunas familias mapuches se instalaran en ese predio.

“Estamos en feria judicial, pero nosotros seguimos en alerta permanente en el territorio”, afirmó Amancay Quintriqueo, integrante de la comunidad mapuche.

En declaraciones a LA ANGOSTURA DIGITAL dijo que hay 4 familias en el sector a la altura del kilómetro 2083 de la ruta nacional 40, y 4 familias en el sector situado en el kilómetro 2082.

“Durante este mes estaremos haciendo intervenciones culturales y eventos para seguir resguardando el territorio tomando todos los recaudos por el covid”, sostuvo Amancay.

Aclaró que si bien estas esas familias instaladas en esos espacios, está toda la comunidad “resguardando”, lo que consideran es parte de su territorio. “Nuestro territorio va desde el kilómetro 2080 hasta el 2083”, aseguró.

Dijo que el 27 de diciembre pasado “estuvo con nosotros el vicepresidente del INAI”, Luis Pilquimán.

Comentó que a raíz del conflicto recibieron “mucha solidaridad de hermanos mapuches, organizaciones y movimientos sociales y gente no organizada que llegaba con sus familias a acompañarnos de Bariloche, Villa La Angostura, San Martín de los Andes y Junín de los Andes”.

“Producto de pandemia mucha gente conocida del ambiente no pudo llegar, pero sí nos acompañaron con adhesiones y documentos políticos”, destacó.

“Tuvimos más acompañamiento que en el 2015 cuando fue la primer amenaza de desalojo en ese sector del territorio”, recordó.

“Luego de la feria judicial, el pedido de nuestro abogado (Virgilio Sánchez) es que la causa pase al juzgado federal por la competencia. Así que estaremos a la espera de la respuesta de la jueza subrogante que asumirá ahora la causa”, sostuvo Amancay.

Explicó que llevan adelante “dos estrategias paralelas, una es a través de la vía judicial con nuestro abogado y la otra es con nosotros haciendo práctica de nuestra autonomía y derecho a la libre determinación resistiendo en el territorio cualquier intento de desalojo”.

El conflicto en la justicia

María Cristina Broers interpuso a finales de 2011 la demanda contra la comunidad mapuche Quintriqueo y todos los ocupantes del lote, que se instalaron en el lote pastoril y alegaron que se trataba de un acto de recuperación de lo que consideran es parte del territorio mapuche.

Luchino admitió entonces la demanda y dictó una sentencia el 12 de septiembre de 2016 en la que condenó a Pascual Quintriqueo y todos los ocupantes a restituir la posesión del lote a Broers, en un plazo de 30 días.

El abogado de la comunidad Quintriqueo explicó días atrás que esa sentencia había sido apelada en su momento por los abogados que entonces asesoraban a la comunidad mapuche. Sin embargo, el tribunal resolvió que los fundamentos de la apelación fueron presentados fuera de término y, por eso, se declaró desierto el recurso. En consecuencia, la sentencia de Luchino quedó firme.

Sánchez dijo que cuando él tomó la causa “ya estaba este estado de cosas”. De todos modos, el abogado sostuvo en su opinión no se puede desalojar a una comunidad cuando está vigente la ley 26160 de comunidades indígenas que suspende hasta finales de noviembre de 2021 la ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras que ocupan de manera tradicional las comunidades.

La comunidad Quintriqueo sostiene que El Pedregoso forma parte de su territorio tradicional histórico.

“En plena dictadura militar de la década del 70, llego un día un tal Luis Broers con su sobrina María a la ruka del Logko José Mercedes Quintriqueo, pigefvy, a pedir permiso para cazar en ese sector, de buena fe y condicionado por aquel contexto se le autorizo la actividad. Y un día, de la noche a la mañana aparecieron con un título de propiedad de este lugar”, explicaron semanas atrás en un comunicado.

“Los Quintriqueo nunca vendieron ni entregaron ese lugar a nadie, es por ello que desde siempre defendieron su derecho territorial histórico”, aclararon.